TRES PAUTAS PARA ESTUDIAR CON HIJOS PEQUEÑOS

viernes, 26 de mayo de 2017


Más de una vez utilizamos a los hijos como excusa para no hacer algo que nos da miedo empezar.

Sobre todo si ese hacer algo conlleva salir de nuestra zona de confort.

Si bien es cierto que hay etapas de la vida de tus hijos, que volver a estudiar es como escalar el Everest, no en todas supone lo mismo, aunque nosotros continuemos con esa excusa para seguir sin avanzar.

Estudiar con hijos pequeños se puede, yo pude, ¿por qué no vas a poder tú?




Las madres, la mayoría de las veces creemos que hacer algo que deseamos con todas nuestras fuerzas es incompatible con la maternidad. La mayoría, si de estudios se tratan, piensan que tuvieron esa oportunidad en su momento y que la desaprovecharon y que ahora no pueden sacrificar a sus hijos por un deseo propio.

Pero no es así, Es totalmente al revés.

Si eres madre y deseas volver a estudiar es porque no te sientes bien con la vida que llevas, porque quieres algo más, necesitas algo más.

Si para tí, tu vida estuviera totalmente llena con tus hijos, pareja, casa y amigos, no estarías leyendo ésto.

Si estás aquí, es porque además de todo eso, necesitas trabajar y a ser posible en algo que te guste y para eso sabes que la formación es imprescindible.

Y es normal que quieras:

Un trabajo mejor donde no te sientas explotada.

Un sueldo mejor que te haga llegar a final de mes sin tanto agobio como ahora.

O simplemente sabes que eres muy buena haciendo algo y que con una buena formación en esa materia, podrías conseguir trabajar en aquello que te gusta.

Si ahora te encuentras en alguna de esas situaciones, significa que no eres feliz, que te quieres convencer que eres feliz, pero no lo eres.

Por lo que debes tomar una decisión rápida porque la vida va muy deprisa.

O continuas buscándote excusas sin avanzar, continuarás sin ser feliz, se lo transmitirás a toda tu familia y sobre todo a tus hijos con los que pasas la mayor parte del tiempo.

O por el contrario consigues hacer lo que te gusta para llevar la vida que quieres y que además mereces, serás más feliz y todos los que están a tu alrededor también.

Para ello quiero darte unas pautas que son las que seguí yo en su momento y que si eres constante te ayudarán mucho a la hora de estudiar.

Ajustar tus horarios a los de tus hijos

Todos los niños por muy pequeños que sean deben llevar unos horarios, para dormir, comer, jugar, ajustados cada uno a su edad, pero es imprescindible que desde pequeños sean disciplinados.

Para estudiar necesitas ser muy disciplinada y si a tu alrededor esa disciplina no existe, es imposible que tú la puedas conseguir.

Con lo cual empieza primero por ellos y después la tuya propia será más fácil de establecer.

Tómate el estudio como un trabajo.

El horario de estudio es para eso, para estudiar,.

No puedes limpiar, cocinar o irte a comprar.

Si estuvieras trabajando fuera de casa, tampoco lo podrías hacer y continuarías viviendo ¿verdad?

Mentaliza a tú pareja que no te tiene que ayudar, sino que debe compartir todas las tareas de casa e hijos (en la medida que cada uno pueda).

Explícale lo importante que es para tí volver a estudiar y los beneficios que eso puede conllevar para toda la familia.

Estas tres cosas parecen fáciles de conseguir tal y como están escritas, pero son muy difícil llevarlas a la práctica, y muy pocas consiguen terminar lo que empezaron.

La clave para conseguirlo sólo es una, necesitas tener un motivo tan fuerte y estar tan convencida que lo deseas con todas tus fuerzas que sea el que te haga saltar todos los obstáculos.

Lo más claro que debes tener es que nunca tienes que sentir remordimiento por quitarles horas a tus hijos para tú poder estudiar porque les estás inculcando dos valores fundamentales, uno, es el espíritu de sacrificio y el otro, es el afán de aprendizaje, dos valores que ellos van a necesitar cuando entren al mercado laboral.

Si ves que empiezas a hacer todo lo que te he comentado hoy y el mundo se te viene abajo, quizás necesitas que yo te acompañe en todo éste proceso hasta que seas capaz de hacerlo por tí misma.

Un beso


INFORMACIÓN


No hay comentarios:

Publicar un comentario