PRACTICA EL EGOÍSMO ÉSTA NAVIDAD

domingo, 10 de diciembre de 2017



Estudié en un colegio de monjas y cada 15 días teníamos que confesarnos.

Nos poníamos en fila hasta llegar al confesionario y mientras, nos íbamos diciendo los pecados que les diríamos al cura.

Recuerdo que el más repetitivo era "he sido egoísta con mis padres y mis hermanos".

Nos hicieron creer que ser egoístas era una cosa muy mala que nos llevaría a los infiernos.

Pasados los años, observé que en temas profesionales hay que ser egoísta sino quieres vivir precisamente en un infierno.

¿Que es duro? Si

¿Efectivo? También




Pero es que la vida es dura y bonita al mismo tiempo, cuando nos ponemos objetivos y los conseguimos.

Una vida sin objetivos, no es vida, tan sólo es dejar pasar el tiempo.

Si estás leyendo ésto es porque tendrás un objetivo.

Por eso hoy te voy a dejar unas recomendaciones para ésta navidad que te ayudarán a conseguirlo.

Para que sean efectivas, doy por sentado que tienes una buena organización, disciplina y gestión del tiempo, ya como base.

En mi taller de "volver a estudiar" es lo primero que trabajamos porque sin eso no tienes nada.

Lo primero que tienes que hacer es tener muy claro:


  • Porque estudias
  • Qué quieres conseguir
  • Y qué beneficios traerá dicho sacrificio a tú vida


Lo segundo escribir tu escala de valores en la vida y en base a ella hacer cada día pequeñas acciones que te acerquen a conseguirlos.

Por ejemplo, en mi caso, mi escala de valores es la siguiente:


  • Mi familia
  • Conciliar vida laboral y familiar
  • Libertad de horario


Todos mi objetivos se basan en conseguir esas tres cosas y para ello tengo que marcarme unas acciones diarias que debo cumplir.

Una vez tengas muy claro que necesitas cumplir tú objetivo para tener ese estilo de vida que tanto deseas, hazme caso y haz lo siguiente.


Avisa a tu familia y amigos que vas a continuar estudiando éstas fiestas para que no te molesten.

Más aún si tienes posibilidad y dispones de algún lugar situado en la sierra. Vete.

Haz una lista de todos los regalos que tienes que hacer y fija sólo una tarde o una mañana para comprarlos. No más.

Si eres la que cocina en casa, prepara de forma escrita el menú de cada día de la semana. Fija una mañana o una tarde y haz la compra. No más.

Si tienes hijos en la universidad y regresan a casa, dedica una tarde a hablar con ellos, explícales tu objetivo, lo que quieres conseguir y sobre todo porque lo quieres conseguir.

Si han venido a estar contigo, lo comprenderán y te ayudarán.

Si han venido para que les laves la ropa, les limpies y les prepares los tapes. Deja que lo hagan ellos y ponte a estudiar.

Si tus hijos han suspendido alguna asignatura, podeis estudiar todos juntos y al mismo tiempo disfrutarás de ellos.

Si tienes hijos de 0 a 3 años, Ya has debido hacer tu elección.

Y si has decidido disfrutar de ellos, hazlo, pero sin remordimientos. Hazlo al cien por cien.

Si has decidido estudiar, hazlo y hazlo también al cien por cien, porque el sacrificio será tan grande que a cambio deberás ser muy productivo.

Si tu pareja disfruta de vacaciones pídele ayuda.

Por las noches nada de copas, salidas y excesos.

Prepara la cena en casa, con tu pareja e hijos, si los tienes. Tómate una copita de vino, charla con ellos, poned una peli, relájate. Calcula el tiempo para que como mucho estés acostada a las 12 todos los días.

De ésta forma estarás un ratito cada día con la gente que quieres. No estarás a base de agua y te servirá para despejarte.

Recuerda que la nochebuena y nochevieja, es precisamente eso, una noche. No es sábado, domingo y lunes.

Esos días te recomiendo lo siguiente:

No lo celebres en tu casa. Pide disculpas si te toca pero no lo hagas en tu casa. Salvo que sea pareja e hijos.

Tómate esa tarde libre para estar relajada y disfrutar de la cena. No cometas excesos. Retírate pronto a dormir. No más de las 1.

No pienses en el que dirán.

La gente que te apoya y que te quiere estarán a tu lado para hacerte el camino más fácil.

Los que murmuren, critiquen o se rían no te deben importar. No merecen la pena.

Cuando consigas tu objetivo los primeros continuarán a tu lado, no los habrás perdido.

Los demás te dirán ¡qué suerte!

¿Suerte?

Un abrazo y felices fiestas

¿ERES PROACTIVA O REACTIVA?

sábado, 25 de noviembre de 2017

PERSONAS PROACTIVAS Y PERSONAS REACTIVAS


Hay días que cuando abro el correo se me parte el corazón.

Leer mensajes de mujeres que desean cambiar sus vidas laborales y no saben como hacerlo, hace que cada día me merezca más la pena dedicarme a la formación.

Y cuando estoy dando mi paseo matutino pienso sobre ellas y siempre se me viene a la cabeza el mismo pensamiento

¿Sabrán ellas que lo que están viviendo en éstos momentos es consecuencia de las acciones que tomaron en el pasado?

¿Sabrán ellas que tienen en sus manos la posibilidad de cambiar esa situación?

Darse cuenta de todo ésto es un proceso muy largo por el que hay que atravesar y a la vez es un proceso muy doloroso.

Pero precisamente en el darse cuenta es donde radica todo, porque si te das cuenta del problema, buscarás una solución, pero si no sabes o no quieres darte cuenta que lo tienes ¿cómo vas a encontrarla?

Todas somos responsables de nuestra vida y tomar la iniciativa para cambiarla es el primer hábito que tenemos que adoptar.

Pero sólo una persona proactiva puede llevar a cabo dicho proceso, nunca las personas reactivas.

En ésta edición de "volver a estudiar" cuando trabajo el tema de hábitos comenzamos con la proactividad y para ello uno de los ejercicios que trabajo con la alumna es que ella misma compruebe si es una persona proactiva o por el contrario es una persona reactiva.

Hoy quiero darte unas pautas para saber en tu caso a qué lado te inclinas y a partir de ahí te toca decidir qué estás dispuesta a cambiar.

Según Stephen R. Covey, en su libro "los sietes hábitos de la gente altamente efectiva" establece unas diferencias entre las personas reactivas y las proactivas.

Reactivas: se ven influenciadas por su ambiente físico. Si el tiempo es bueno se sienten bien, pero si no lo es, afecta a sus actitudes y comportamiento.

Proactivas: llevan consigo su propio clima. Da igual si llueve o hace sol. Su fuerza impulsiva reside en los valores, y si su valor es hacer un trabajo de buena calidad, no depende de que haga buen tiempo o no.

Reactivas: se ven afectadas por el ambiente social. Si se les trata bien, están bien y si no, se sienten mal. Construyen su vida en torno a las conductas de los otros.

Proactivas: subordina los impulsos a los valores. Se mueven por valores que han meditado, seleccionado e internalizado.

Observa tu vocabulario, si tienes expresiones "no puedo hacer nada" cámbialo por "voy a ver que puedo hacer".

O si piensas "es que yo soy así"  cambia ese pensamiento por "puedo elegir ver las cosas de otra manera"


Si te identificas como una persona reactiva algo debes cambiar en tu vida, si realmente quieres volver a estudiar, tener éxito en los estudios que elijas y por consecuencia en tu vida profesional.

Sólo tú eres responsable de tu vida y hasta que no pases por el duro proceso que supone aceptarlo, no estarás preparada para elegir otra vida.







LOS DOS GRANDES ERRORES QUE COMETES CUANDO ESTUDIAS




Antes de comenzar a leer el post de hoy, me gustaría que leyeras éste ótro que habla de la diferencia entre humildad y falta de seguridad.

Porque hoy quiero hablarte de la  seguridad y como la falta de ella, te hace cometer dos grandes errores a la hora de preparar un temario para un futuro examen.


El primero de ellos es pensar que el tema en concreto del que se trata lo tienes dominado (cuando quizás no sea así).


El segundo es creer todo lo contrario, que nunca terminas de manejarlo, de hacerlo tuyo (cuando quizás tampoco sea así).


EXAMEN DE DESARROLLO ¿COMO PREPARARLO?

domingo, 22 de octubre de 2017


Ni los colegios, institutos y universidades enseñan a estudiar.

Triste, pero cierto.

Y hay que estar preparado para ello, porque si yo en la UNED, no hubiera aprendido a estudiar a base de prueba - error, hoy no estaría aquí.

El problema de todo esto, es que somos poco humildes (la mayoría) y no nos gusta reconocer que después de toda una vida estudiando, no sabemos hacerlo, o por lo menos no como deberíamos a la hora de competir.

Con lo cual continuamos estudiando lo mismo año tras año y los resultados lógicamente siempre son los mismos.

Sigo encontrándome con personas que tienen un excelente expediente académico y por ejemplo a la hora de opositar caen en un abismo y es muy difícil hacerles entender que la solución para salir de él, es aprender a estudiar.

¿QUÉ HACER CUANDO TODO ES UN CAOS?

martes, 10 de octubre de 2017



Todos tenemos días caóticos, la diferencia entre unas personas y otras radica en como nos enfrentamos a ellos.

Hoy quiero contarte como desde años me enfrento yo a los míos, por si te puede ayudar la experiencia.

Ya sabes que mi gran pasión es la lectura y lo es porque aparte de transportarme a épocas y lugares maravillosos, la lectura me ha acompañado en momentos muy duros de mi vida e incluso de algunos de ellos te puedo asegurar que he salido gracias a ella.

Esos días caóticos en los que parece que todo se derrumba, que parece que todo lo que hacemos no sirve para nada y que aquello por lo que tanto luchamos no va a llegar nunca, acudo a ella.

Me gusta leer muchas biografías, porque en ellas descubro los puntos débiles de esas personas que admiro y aprendo como lo superaron para yo también hacerlo.

Hoy quiero presentarte la historia de Helen Keller.